¡Se un campeón!

Jeremy Boone proporciona tres puntos claves que impulsarán tus entrenamientos convirtiéndolos en entrenamientos de calidad.
¿Alguna vez tienes esa sensación de que deberías ser capaz de dar mucho más de lo que estás dando en la actualidad? ¿Estás buscando un desafío más grande para superar porque tus entrenamientos diarios son demasiado fáciles? ¿O estás entrenando para un objetivo específico, pero sientes que todavía falta algo en tu plan de entrenamiento?

Estrellas del futuro

Es muy posible que algún campéon olímpico se esté desarrollando cerca de de ti. Se trata de jóvenes que cuentan con mucho talento y aman el trabajo duro. Pero no solo ellos poseen estas cualidades, tú también estás cargado de talento y seguro que también eres capaz de trabajar muy duro.
El verdadero premio de participar en unos Juegos Olímpicos es el camino que se lleva a cabo para alcanzarlos, todo lo que un individuo hace para mejorar su nivel día a día. Al final de todo este camino, que obliga al atleta a luchar contra la frustración y las dificultades, este atleta experimentará el éxito personal y logrará las victorias. ¿Qué te parece el viaje? ¿Sueñas con ganar una medalla de oro? La verdad es que con un poco de trabajo duro, un entrenamiento inteligente, y el ambiente adecuado, puedes logar tu oro particular. Es como John Maxwell dijo, “Los sueños no funcionan, a menos que los lleves a cabo.”
Habría sido demasiado fácil escribir un artículo sobre el entrenamiento físico con algunos ejemplos de ejercicios, pero para los atletas olímpicos la preparación es mucho más que esto. Se trata de ir estirando los límites de la vida y tener el valor para desarrollar su máximo potencial. Si bien es poco probable que la mayoría de nosotros compitamos en unos Juegos Olímpicos , todo el mundo tiene la capacidad de ser un Campeón de todos los días ™ (Boone 2003) [1]. Aplica los siguientes principios de atletas consagrados y lleva tus entrenamientos al estatus de entrenamiento olímpico.

Convierte tu habilidad en éxitos

La disciplina es lo que convierte tu habilidad en un factor diferencial que te permita alcanzar el éxito. Sin ella, tus metas siempre serán utopías. Trabajar dos días la semana pasada, cinco días esta semana y tres días la próxima semana te impedirán alcanzar la victoria. ¿Qué es lo que te falta para conseguir esta disciplina?
Consejo: Los atletas se hacen diariamente, no en un día.

 

No dejes que tu competencia defina quién eres

¿Este escenario te suena familiar? Estás justo en medio de tu entrenamiento en el gimnasio, sintiéndote bien, solo para mirar al lado y compartarte con tu enemigo, ese que tiene lo que tu quieres. Tal vez lo que pretendes es conseguir el cuerpo perfecto, la velocidad punta de Usain Bolt o los pulmones de Michael Phelps, mirando. Con demasiada frecuencia somos culpables de compararnos a nuestros compañeros de equipo, a un compañero de entrenamiento, o a otra persona que ni siquiera conocemos. Si quieres conseguir tus objetivos, primero tienes que ganarte a ti mismo. La competencia no es contra ellos. Se trata de ti contra ti mismo. ¿Cuánto puedes hacer en tu búsqueda de la excelencia atlética?
Medalla de Oro Tip: Céntrate en lo que puedes controlar… TU MISMO!

Supervisa tu entrenamiento

El hecho de que estés activo no significa que realmente estés logrando algo. De hecho, este enfoque en realidad podría ser perjudicial para tu cuerpo. ¿Cuántas personas entrenan cuatro o cinco días a la semana, pero en realidad no tienen una meta en mente? Mejor aún, si fueras a preguntarles qué hicieron hace dos semanas probablemente no podrían decírtelo. Muchos atletas mantienen un diario de entrenamiento, pero la mayor parte del tiempo sólo registran las cualidades físicas del entrenamiento. Lamentablemente, esto no te da una imagen completa de lo que está pasando en tu cuerpo. Los atletas olímpicos conocen sus cuerpos por dentro y por fuera, así como todas las facetas de su programa de entrenamiento. Son capaces de decirte su volumen diario de entrenamiento, cuánto peso levantaron hoy en comparación con la semana pasada, e incluso si sienten signos de fatiga del día anterior.
Consejo: Guarda un registro de entrenamiento detallado e incluye horas de sueño, las ganas de entrenar, el apetito, ritmo cardíaco de la mañana y la calidad del sueño en tu diario.
Entonces, ¿qué es lo bueno de todo esto?
Que tu también puedes ser capaz de llevar tu entrenamiento olímpico. ¿Cómo? Empieza a incorporar estos consejos a tus entrenamientos y verás como rapidamente comienzas a progresar.

¡El poder de los lácteos!

Los productos lácteos nos ayudan a fortalecer nuestros huesos. Por eso, los lácteos son ideales para los atletas y los deportistas amateurs, que quieren mejorar su musculatura, acelerar la recuperación y rehidratarte eficazmente.

Leche y rehidratación

Existe un interés creciente en el uso de la leche como bebida de rehidratación. La leche contiene naturalmente agua, carbohidratos y electrolitos. Un estudio reciente encontró que consumir leche después de realizar ejercicio puede
contribuir a una rehidratación más eficaz que el agua o las bebidas deportivas.Los investigadores concluyeron que es probable que el contenido elevado de electrolitos de la leche ayude a restablecer el equilibrio del cuerpo después del ejercicio.

La leche acelera la recuperación

Los productos lácteos como la leche y el yogur son alimentos útiles para la recuperación después del ejercicio porque contienen carbohidratos y proteínas. Los estudios han demostrado que la leche con chocolate puede ser tan buena o mejor que las bebidas deportivas para ayudar a los atletas a recuperarse de un ejercicio extenuante.

La leche ayuda a construir masa muscular

Los estudios han demostrado que la proteína de los alimentos lácteos puede ayudar a construir y mantener el músculo. La leche contiene alrededor del 3,5% de proteína constituida por caseína (80%) y suero (20%). La proteína de suero tiene una alta concentración de leucina. Se ha demostrado que la leucina estimula específicamente la construcción de nuevas proteínas musculares y que la proteína láctea estimula directamente el desarrollo muscular.

¡Que la ropa interior no arruine tu entrenamiento!

Un sujetador de la talla inadecuada, unas bragas que hacen rozadura… Son los típicos problemas que tenemos las mujeres con la ropa interior cuando salimos a practicar algo de deporte. En ocasiones, cuando compramos ropa deportiva únicamente nos centramos en mallas, camisetas, calzado, sin parar a pensar que la ropa interior también debe ser la adecuada para la práctica deportiva.

Costuras de los pantalones

Lo recomendable es comprar unos pantalones sin costuras, transpirables y de colores opacos para que no pierdas tiempo comprobando si se marca o no la ropa interior. Además, se tiende a pensar que los pantalones deben ser compresivos pero realmente lo importante es que no molesten a la hora de moverte o estirar. Lo ideal son panatalones de algodón o licra (puedes encontrar unos buenos en MasCupon).

Sujetador rozando

También es muy usual una vez que has finalizado tu entrenamiento, darte cuenta de las rozaduras que te ha hecho el sujetador durante la práctica deportiva. Algo frecuente si no eliges bien el top que vas a usar para hacer ejercicio o cuando alargas la vida de tu sujetador en exceso. Esto hace que la prenda pierda elasticidad, además es importante encontrar la talla adecuada de copa y contorno de espalda para que el pecho no suba o baje como ocurre con un sujetador normal.
A diferencia del sujetador normal, el deportivo requiere ser lavado cada vez que lo usas, es decir, debes tener más de uno para ir alternando todos los días. También hay que tener en cuenta el tipo de deporte que vas a practicar, ya que no es lo mismo un sujetador para hacer yoga que para running (las mejores ofertas están en MasCupon). Esto se debe a que el impacto que sufre el pecho durante la práctica deportiva no es el mismo.

Ropa interior en bici

Si practicas ciclismo lo aconsejable es que sustituyas las bragas por culotte o pantalón corto o largo según la temperatura del día. Asegúrate de que llevas ropa técnica específica para montar en bicicleta; transpirable, ajustable y sin costuras. También debes tener en cuenta el sillín y comprar el más cómodo posible. A la hora de empezar a pedalear, ten en cuenta que la posición del manillar y del sillín es la correcta para tu estatura.